Todo tiene su final

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rol cerrado Todo tiene su final

Mensaje por Mitjäc el 1/5/2013, 13:01

Primeros días de invierno, año 2257 de la segunda era.
En el interior de una oscura cueva, Cordillera del Cambio.


Mitjäc se acurrucó un poco más sobre sí mismo, tapando sus múltiples patas bajo su cuerpo de araña. Acarició una de sus hijas con los dedos mientras la sujetaba con la otra. Era adorable.

Al final su plan se había ido al traste, como todo, con la repentina muerte del señor y la matriarca. No estaba preparado para aquello, ninguno de ellos estaba preparado para aquello. Todas las casas se lanzaron como vampiros sedientes de sangre sobre el trono, a la vez, sin pensárselo, sin planear nada, sin hilar y extender sus telarañas antes de actuar, y esto había causado la desastre. No podían competir con todos a la vez. Ninguna casa quería ser el apoyo de ninguna otra, querían el poder. Beira no tardó en abandonarlo para aliarse con una casa más poderosa; no le sorprendió. En esa competición a campo abierto la casa Lacca no tenía nada que hacer, ya que era él su único superviviente.

Tosió levemente, expulsando sangre que se limpió con el dorso de la mano. Llevaba semanas igual. Se acurrucó un poco más; tenía frío. No recordaba cuando había sido la última vez que había tenido esa sensación.

Después su suerte se había acabado de girar cuando sus piernas volvieron mientras intentaba convencer a una matriarca de que era mejor dominar el poder desde la sombra. Tuvo que huir corriendo. Podría pedirle a Rolf que lo volviera a hacer pero ¿para qué? Ya lo habían visto, ya lo sabían. Ahora mismo todos los drows de la cordillera se habrían enterado de su treta. Al principio intentó meterse en el trono invernal, pero ni siquiera logró acercarse a él.

Su hija marchó, bajandóle por el brazo para reunirse con sus hermanas. Les sonrió en la oscuridad, como un padre mira orgulloso a su progénie.

Se enfadó. Se enfadó como nunca se había enfadado. Se comió todo drow y no drow que se encontrara por el camino. Pero el enfado le duró poco y fue sustituido rápidamente por el cansancio. Poco a poco se fue alejando de los lugares habitados, explayando el tiempo entre comida y comida, saliendo de la cueva sólo cuando era imprescindible. Estaba cansado, estaba muy cansado. ¿Cuanto hacía que no comía? ¿Una semana? ¿Un mes? No lo sabía, los días y las noches no se distinguían desde su rincón, el manto de oscuridad que cubría la cueva lo aislaba del mundo exterior.

Tosió una vez más, fuertemente, pero demasiado cansado ésta vez como para limpiarse. Sabía lo que pasaría ahora. Hacia días que lo sabía, pero tampoco quería evitarlo. Ese fétido mundo le había traído demasiadas desgracias. Cerró los ojos lentamente, cansado de mantenerlos abiertos y así se quedó durante unos minutos; en el fondo de una cueva oscura, rodeado de centenares de arañas y con su propia sangre goteándole barbilla abajo.

Como mínimo sus hijas se comerían su cadáver, era un final feliz.




Ven conmigo, no te haré daño
avatar
Mitjäc
Drider
Drider

◆ Mensajes : 126
◆ Rango : Heredero de la casa Lacca

Ver perfil de usuario http://fragileeternity.gratis-foro.net/t580-mitjac-el-drider-de-

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.